Angst generacional, humor caústico y mucha mala hostia

Lunes, 17 Octubre, 2016

Por

 

baskaran-2-2
Con la publicación de su primera novela, “Partir” (Expediciones polares, 2016), Lucía Baskaran actualiza, cuestiona y reescribe lo que no sabíamos y nadie se animó a preguntar sobre crecer, aprender, fracasar, volver a intentarlo, y fracasar de nuevo. Así es como en su debut literario esta contundente escritora vasca nos sumerge en las profundidades del agujero abisal de ser joven e inexperta, y vuelve a la superficie para contarlo.

A pesar de que tu novela debut fue presentada como autoficción, debido a irreverencia, al desapego distante de lo confesional e intimista parece más cerca de la ficción que de lo autobiográfico a lo que estamos acostumbrados ¿Cuánto hay de Lucía Baskaran en Victoria, la protagonista?
No hay tanto de mí en Victoria. La verdad es que no sé si fue muy buena idea presentarla como autoficción. No creo que interese mucho discernir cuánto hay de real en la novela más que por puro cotilleo.

Ok. Entonces ¿coincides en que quizás se esté abusando un poco con el concepto de la autoficción sobre todo en la escrita por mujeres? ¿Como si las mujeres no pudiéramos usar y abusar de nuestra imaginación y estuviéramos solo conectadas con nuestras experiencias personales para crear?
Sí, algo así. Creo que de una forma u otra, casi todxs lxs autorxs de ficción ponen algo de autobiográfico en sus libros, pero noto que en el caso de los hombres, la gente no insiste tanto en discernir lo autobiográfico de la ficción. Los dejan más en paz.

El comienzo de tu novela desparrama humor, desencanto con lo romántico y fantasías de accidentes con un humor hiperbólico, cáustico que recuerda tanto de Dos días en París de Julie Delpy como al humor pantagruélico de Zadie Smith o Jonathan Safran Foer. ¿Cuáles son tus referentes literarios conscientes? ¿Qué escritores lees en modo “caja de herramientas”?
El primer escritor sobre el que pensé “quiero escribir así” fue Henry Miller. Después llegaron Chuck Palahniuk, Bret Easton Ellis, Ben Brooks, Zadie Smith, Virginie Despentes, Caitlin Moran… Los leo en modo “caja de herramientas” y creo que voy a volver a ellos ahora que estoy con mi segundo libro.

¿Qué recursos tomas de ellos? ¿Qué es lo que te mola de cada uno y qué libro te flipo más?
Casi todxs lxs autorxs que he mencionado, especialmente Palahniuk, Brooks y Smith, tienen en común la musicalidad y el ritmo, raro de encontrar en la prosa española y que a mí parecer es casi tan importante como el contenido. Sexus, de Henry Miller, me marcó mucho.

partir

Por tu prolífica actividad en las redes sociales sabemos que eres una feminista algo irascible pero ¿cómo proyectas eso en tu ficción? ¿piensas el feminismo como un desafío estético más que didáctico?
Escribiendo mi segunda novela me he dado cuenta de que me había puesto encima la carga de ser pedagógica a través de la ficción, y no me da la gana. Quiero darme el permiso de escribir las ficciones que me apetezcan, y eso incluye personajes misóginos. Una de las cosas con las que más disfruto escribiendo es la de ponerme en la piel de otra persona, intentar empatizar con personalidades radicalmente distintas a la mía y probar voces.

Me encanta el concepto de empatía para pensar el potencial ideológico de la ficción, tanto desde el autor, como médium de otras voces, como desde el lector, que se deja atravesar por ellas. Sin embargo que tu novela debut sea una Bildungsroman, novela de formación, de aprendizaje, además de autoficcional, condiciona tu proyecto literario a tus experiencias vividas directamente ¿Seguirás escribiendo en esa línea? ¿Cuáles son tus nuevos proyectos?
En realidad no las condiciona tanto. También tiro mucho de experiencias ajenas, cosas que he leído, conversaciones que escucho por la calle, noticias… En estos momentos estoy escribiendo mi segunda novela, que me está resultando mucho más difícil que la primera.

¿Cuáles son tus consejos para aspirantes a escritores?
Que escriban sin miedo. Que intenten no juzgarse, después siempre hay tiempo para reescribir o borrar. Y que no teman copiar a autorxs que admiran. Es una buena forma de entrenar.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial