‘Un museu del gest’, el lenguaje de las minorías

lunes, 30 diciembre, 2013

Por

 


A veces desde los recovecos se habla mejor, usando el lenguaje más inespe-rado se halla mayor auditorio. La palabra, como otros medios de expresión, puede verse actualmente como una vía conquistada por un pensamiento hegemónico, que establece lo normativo y estrecha los márgenes dejando fuera a todo aquel que no atienda a su norma. Y, entonces, ¿desde dónde puede hablar la minoría?, ¿a qué se puede acoger la ‘diferencia’ para hallar su lugar en un mundo que, por naturaleza, debería ser variado y múltiple?

La exposición ‘Un museu del gest’ ha creado, precisamente, un espacio donde las minorías se apoderan del lenguaje gestual para reivindicarse como sujetos, para apoderarse de su identidad, ya sea racial, sexual o de clase y enfrentarse, exigiendo su derecho y su lugar, a toda voz imperante que prive del derecho de ser.

El nombre de la exposición debe su origen a un proyecto francés de principios de siglo XX que tenía por objetivo recopilar películas y grabaciones sonoras que permitieran abordar el gesto desde una perspectiva científica y etnográfica, teniendo en cuenta la política colonial del momento. En esta ocasión, el comisario e investigador independiente Sabel Gavaldon (Barcelona, 1985) crea su museo del gesto particular a partir de obras contemporáneas de artistas de distintos puntos del mundo. El hilo que conecta las distintas piezas remite a una lectura del gesto como un lenguaje, concretamente como una vía de comunicación que acogen las minorías para resistir y enfrentarse a un conflicto.

‘Normal Work’ (2007) Pauline Boudry / Renate Lorenz

Tras un inicio con documentación de archivo que remite al proyecto francés de principios del siglo pasado, Gavaldon presenta su exposición con hasta seis propuestas distintas.

Hallamos, entre ellas, la pieza de Pauline Boudry / Renate Lorenz. Un conjunto está formado por la proyección cinematográfica ‘Normal Work’ (2007) y 13 fotografías de archivo de Hannah Cullwick (1860-1902). Cullwick fue una sirvienta doméstica de época victoriana que mantuvo una relación interclasista con el abogado Arthur Munby, quien sentía fascinación por las mujeres de clase obrera. Además de cumplir con su trabajo, Hannah Cullwick generó toda una serie de diarios, cartas y fotografías. El legado fotográfico de Cullwick es realmente revolucionario teniendo en cuenta el estado incipiente de la fotografía como invento y la clase social de Hannah. En los retratos la podemos ver representando distintos arquetipos sociales, desde aparecer como un hombre adinerado a caracterizarse como un esclavo pintándose el cuerpo de negro. En estos retratos no se esconden los músculos ni la suciedad en las manos de la sirvienta, quien remite así, de manera orgullosa, a su género y clase social. La proyección cinematográfica ‘Normal Work’, que completa la obra, consiste en la recreación por parte del artista Werner Hirsch de las poses de Cullwick en las fotografías. La intención es resituar el imaginario de Hannah en las culturas queer del siglo XXI y examinar los vínculos e interdependencias entre la sexualidad, el trabajo y el poder.

Figures Demostratives (Zarabanda / Sarabanda)’ (2013) Erick Beltrán

En referencia a cómo el poder secuestra y transforma los lenguajes populares para usarlos a su conveniencia podemos remitir a la obra del artista mejicano afincado en Barcelona Erick Beltrán (1974). ‘Figures Demostratives (Zarabanda / Sarabanda)’ (2013) es una pieza que, como una alfombra, queda cubriendo parte del suelo de La Capella. La zarabanda es una danza que tiene su origen en América Central alrededor del s. XVI. Esta danza fue prohibida por la Iglesia española por su carácter obsceno. Más tarde, aún así, con el rey francés Luis XVI la zarabanda se insirió dentro de la danza barroca y con un sistema de notación renovado. Se establecía, entonces, como un baile de salón que codificaba las relaciones de poder existentes entre las elites. La instalación de Erick Beltrán se apodera del sistema de notación barroco para reconstruir libremente los pasos de una zarabanda que el viajero Thomas Platter habría presenciado en el carnaval de Barcelona de 1599. Esta coreografía, que se imprime en el suelo mediante la notación barroca, esconde entre las reverencias y cortesías propias del estilo noble los movimientos provocativos y desafiadores que probablemente se hallaban en la zarabanda cuando aún permanecía en manos de la cultura popular y no era un lenguaje colonizado por el poder.

‘Vogue’Ology’ (2010) Ultra-Red

Cerrando la exposición encontramos la instalación ‘Vogue’Ology’ (2010), que es el trabajo conjunto entre la comunidad House/Ballroom y el colectivo de arte sonoro Ultra-Red. El movimiento House/Ballroom nació en respuesta a la marginación de los gays afroamericanos e hispanos, pero actualmente se puede definir como una red familiar de transexuales, lesbianas, gays y bisexuales de Nueva York. El movimiento Ballroom ha proporcionado una familia alternativa y un espacio de acogida a miles de personas rechazadas por su entorno. Estas comunidades son, además, un punto de encuentro para la ejecución de expresiones artísticas que les ayudan a reafirmarse en su identidad. Entre estas expresiones encontramos el vogue, el baile propio de estas comunidades mediante el cual exploran su identidad ante unas condiciones evidentes de desigualdad social de las que ellos son víctimas. La instalación consiste en una codificación de los movimientos del vogue por parte de los miembros del colectivo de Ultra-Red y algunos integrantes de la comunidad House/Ballroom.

En relación con esta instalación se programó una de las actividades de la exposición: La charla-taller de Michael Roberson, teólogo queer y uno de los iconos del movimiento House/Ballroom. Esta actividad fue impulsada gracias a la colaboración entre este proyecto expositivo y el programa del ‘Museo oral de la revolución’, concebido por Beatriz Preciado e inserido dentro del Programa de Estudios Independientes del MACBA. En la jornada pudimos asistir a una presentación del colectivo House/Ballroom, donde se nos dio la posibilidad de comprender y reflexionar sobre el apoderamiento del vogue y el lenguaje gestual por parte de la comunidad transexual y negra como un acto preformativo para reivindicarse como sujetos dentro de una sociedad excluyente.

La exposición que propone Sabel Gavaldon queda completa con la aportación de Marck Leckey, la obra conjunta de los catalanes Jaume ‘Mal’ Ferrete y Rafa Marcos y la propuesta de Karen Mirza & Brad Butler. Cabe tener en cuenta el sentido aún mayor que le da el contexto arquitectónico donde se desarrolla la exposición. La Capella fue anteriormente capilla del antiguo Hospital de la Santa Creu. Si entendemos los discursos que se proponían antiguamente desde este espacio es aún más interesante reflexionar sobre el mensaje que nos intenta transmitir la exposición y la importancia que tiene atender a estos discursos y gritos por parte de las minorías.

Finalmente, como se anuncia en un fragmento del texto de Rachel Anderson que precede la exposición: “La revolución llegará en plena noche, como un torrente, con una fuerza ilimitada e inabarcable, inestable e impredecible. Hablará con una voz invisible en una lengua que no comprenderemos porque no la habremos escuchado nunca. […] Se expandirá y estallará. […]

La exposición se puede visitar gratuitamente hasta el 19 de enero en el complejo de La Capella (c/Hospital, 56). Es recomendable usar la completa y cuidada guía de la exposición que se puede hallar en el mismo recinto o descargar desde este enlace.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial