De teatro

Todavía quedan tres días para aprovechar los descuentos de la semana Set de Cultura. Desde Barcelonés proponemos tres obras de teatro para este fin de semana. Por

PERFORMANCE: NO QUEMA EL FUEGO

No quema el fuego es un concierto-performance para bares de carretera, aunque también puede ser programado en salones de hoteles, casas particulares o grandes teatros. Por

PUNTO DE ENCUENTRO; COLECTIVO 96º

El Museo Picasso nos ofrece este fin de semana otra oportunidad para disfrutar de la vertiente más multidisciplinar de las artes escénicas en pequeño formato. En esta ocasión será el Colectivo 96º quien interpretará Después de mí, epitafios, una obra dentro de una obra protagonizada por dos creadores anónimos - Andronym y Gemischt-, de identidad desconocida, que supuestamente residen en Berlín desde hace más de una década. Por

SONIA GÓMEZ Y SUS DESCONOCIDOS

Este espectáculo empieza hace varios años con una oferta dirigida exclusivamente a los hombres: "Una día a una hora concreta usted podrá entrar en la vida de otra persona que usted desconoce, no es una persona cualquiera, es una artista que va a trabajar para usted con unas reglas que ella propone y que usted sigue e improvisa teniendo en cuenta las situaciones". La oferta es de Sonia Gómez. Y no es ficción. Por

LA VILLARROEL

La Villarroel abrió puertas en 1972 con la voluntad de crear “un teatro para la clase obrera”, y desde entonces se ha convertido en uno de los escenarios más activos de la cartelera barcelonesa, con especial atención a los autores jóvenes catalanes y en general a las artes escénicas más reivindicativas del tardofranquismo y la transición. En las tablas de la sala podía pasar cualquier cosa, y allí actuaron leyendas de la ciudad como el recién fallecido Pepe Rubianes, músicos como Ovidi Montllor, Raimon, Amancio Prada, cómicos como Faemino y Cansado, Miguel Gila, Karra Elejalde y el Tricicle, además de producciones de teatro con figuras como José Sanchis Sinisterra, Charo López, Emma Vilarasau, José Sacristán. Por

COLECTIVO ANATOMÍA: TEATRO EN LENGUAJE PROPIO

Interrogar al imaginario del público, hacerlo partícipe. Obligarlo a juzgar. Una canción repetida. Tristeza. Sadismo. Infancia. Y cuatro personajes que llenan un espacio escénico a la vez que generan otros vacíos. Así es Territorio: sad y k, la obra del colectivo Anatomía que tenéis oportunidad de ver en el Espai Brossa hasta el próximo domingo, 17 de mayo. Por