El fracaso escolar, cosa de todos

El Espai Deures es un proyecto financiado por el distrito de Sants-Montjuïc que cuenta con 20 voluntarios que han ayudado a aprobar y aumentar el rendimiento a alumnos de primero y segundo de la ESO con dificultades. Por

Para luchar contra el hambre, come

Un tratamiento contra la desnutrición cuesta 40 euros. Parece una ridiculez, pero es el monto de lo que cuesta darle una oportunidad de vivir a una criatura que pasa hambre. Y ahora, si quieres ayudar a que siga con vida, solo tienes que comer fuera de casa. Acción contra el Hambre y la Federación Española de Hostelería celebran la IV edición de “Restaurantes contra el hambre”, para la que los establecimientos adheridos seleccionan un plato o menú y lo convierten en solidario. ¿Cómo? Pues destinando entre 0,50 y dos euros de su precio a la campaña de la ONG que lucha contra la desnutrición infantil. Por

Póngame un café y cóbreme dos

Barcelona ya tiene dos locales miembros de la familia “Café pendiente”, una iniciativa que surgió en Nápoles y que proporciona un desayuno o una merienda a gente que no puede pagarlos. Por

Sin políticas de empleo para los inmigrantes

La cifra del paro de los extranjeros es doce puntos superior a la de los autóctonos y un grupo de sociólogos alerta sobre la falta de políticas de empleo que permitan la vuelta al mercado de trabajo de un colectivo que consideran muy vulnerable. Por

Sí a NOARDERIAS

Sin dinero se pueden hacer muchas cosas, sino que se lo digan al colectivo Noarderías, que acaban de montar la primera edición del COMPARTIR NOARDERIAS. Por

Love is back: amor de verdad

Mishima, Silvia Pérez Cruz, Maria Rodés, Joan Colomo, Za!, Standstill, Refree, Bedroom, Seward, Joan Pons, Mau Boada y Anímic participan en una noche solidaria muy especial. Por

Una alternativa a la calle

Entre telas, hilos y mucho color la ONG El Lloc de la Dona y la asociación Enfilant l’Agulla se propusieron ayudar a las prostitutas que buscan una alternativa a la calle. La chispa nació en un curso de costura, tras ver la llamativa ropa de hogar que crearon dos alumnas nigerianas y decidieron darle una salida comercial a la idea. El resultado es Dona Kolors, una pequeña empresa social que vende los productos textiles que salen de sus talleres, que ya emplean a tres personas. Por