Cómo sobrevivir a la Revetlla de Sant Joan

Algunos prácticos consejos de Lucía Lijtmaer para sobrevivir a la Revetlla de Sant Joan. Por

Alegría y despiporre

La crónica del Sonar 2013. Por

Vente a Berlín, morena

Una crónica muy rock'n'roll. Por

La joven bloguera

Desengáñate, ya no molas. Bueno, no molas tanto como ELLA. Hagas lo que hagas, ella está ahí, demostrándotelo. Con su pelo largo, sus amigas clónicas, su cara de niña. Está en todos los saraos, inauguraciones y vermuts de postín. Sale hasta las tres (de la tarde del día siguiente) y mantiene el aspecto níveo y pulcro de blancanieves a la mañana siguiente. Es joven, atractiva y tiene esa frescura de quien sabe todo lo que tú ignoras que existía. Es la bloguera de moda. Por

Caléxico helado y azul

Lucía Lijtmaer relata el concierto de Calexico. Por

Si es jueves, esto es Bélgica

La cosa estaba clara: alguien me había tomado el pelo. Eso pensaba mientras revisaba una y otra el calendario de la semana. Barcelonés me había pedido una crónica de un evento cultural en la ciudad, y el páramo habitual se había convertido en una explosión de fuegos artificiales por un día ¿Un acto cultural? De repente había ochocientos en un radio de cincuenta metros. Dabas una patada y toma, una fiesta. Era como si pícaros duendecillos movieran los hilos del destino y la cultura condal. -Nota a pie de párrafo: Pícaros duendecillos es una metáfora. No quiere decir 'Ferran Mascarell'-. Por

El activista que vuelve

Hacía tiempo que no se le veía. Estaba apartado y descreído, leyendo Le Monde Diplomatique en la barra de algún bar. Pero ha vuelto. Ya no solo va a la concentración republicana y al sempiterno 1º de Mayo, no. En el último año se le ha oteado en las plazas de la ciudad (Catalunya y Sant Jaume) con un brillo renovado que había perdido, hablando de la Primavera de Praga, la Primavera egipcia, de la primavera, en definitiva. El cínico activista está entusiasmado, y estas son sus señas. Por