Una identificación para el hambriento

Jueves, 28 Noviembre, 2013

Por

 


En Barcelona ya se han emitido 400 copias de la Tarjeta Barcelona Solidaria, una especie de tarjeta monedero con la que las familias sin recursos pueden ir a comprar a comercios adheridos a la red y a cuenta de los Servicios Sociales del Ayuntamiento barcelonés. De momento hay 400 tarjetas activadas, pero Caixa Bank ya ha editado 4.000 copias de unos documentos que permitirán comprar en una red de comercios de proximidad y ofrecerá descuentos en productos de hasta el 3%.

El alcalde, Xavier Trias, ha declarado que la idea es conseguir que “la pobreza no sea vergonzante” y “dignificar el sistema de prestación de ayudas”. Quizás ir con una tarjeta que te identifica como miserable sea la idea que tiene el alcalde de dignificar el sistema y que eso de ser pobre sea menos bochornoso. Y claro, también se controla que el necesitado no compre langostas o se lo gaste en la tragaperras. Por no hablar del negocio paralelo de las tarjetas, claro, que los bancos sabrán por cuánto les sale.

Debe ser que sale más rentable (para unos cuantos) crear esta identificación que ayudar a las tiendas, supermercados y comercios que querrían donar las 50.000 toneladas de comida fresca que se tiran al año en España pero a las que les está prohibido por no disponer de cámaras frigoríficas ni furgonetas refrigeradas para su distribución. Lo dice la Federacion de Bancos de Alimentos de España, que asegura que más de 43.000 familias podrían comer con esa cantidad que se acaba tirando. Ellos trabajan para que se flexibilice esa normativa y se comprometerían a repartir la comida. Pero Ana Mato, ministra de Sanidad, no cede. Y mientras otros, inventan fórmulas que suscitan demasiadas de preguntas.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial