Tú viajas y otros se benefician

jueves, 19 diciembre, 2013

Por

 


Con las fechas navideñas, muchas personas tienen días libres y hacen algún viaje. Algunos se plantean lo de viajar como un acto responsable que va más allá del ocio y buscan opciones con las que practicar lo que se ha venido a llamar “turismo responsable”. Otros, sin embargo, van más allá y cuando tienen unos días no dudan en gastarse los cuartos y echar una mano en el lugar al que van.

Algunas de esas opciones están disponibles también en Navidad, a pesar de que es el verano cuando más oferta hay de campamentos o viajes en grupo para ayudar en algún punto caliente del planeta. Un par de ejemplos se pueden encontrar en la agencia de viajes Tarannà, donde organizan viajes a Camboya para ayudar en hospitales públicos de la zona. Está pensado para gente con formación sanitaria, pero también pueden ayudar quienes no la tienen. Otro de los viajes que organizan es el que tiene como destino Goa, en India, donde el objetivo es ayudar a los más pequeños, enseñándoles inglés, ayudando a las mujeres de la zona o echando una mano en los orfanatos. Tranquilos, que no todo es trabajar: siempre hay días libres en los que poder conocer la zona con algo más de calma.

Concienciar
En algunos de estos desplazamientos, la idea es dar a conocer al visitante la realidad que vive la gente que lo recibe. Es el caso del viaje de la Asociación Viento Norte-Sur al desierto marroquí en el que se llevará a cabo un intercambio con el pueblo bereber desde el 28 de diciembre al 4 de enero. Juan Torres, uno de los organizadores, informa de que tuvieron que ampliar el número de plazas debido a al aluvión de peticiones. “Y sin embargo, ya tenemos dos autocares llenos y no podemos abarcar más. Vamos 95 personas y ya no queda hueco, pero en Semana Santa organizaremos otro similar para quienes se hayan quedado con ganas de participar”, explica Torres a Barcelonés.

Otra opción es la de los campos de trabajo en los se procura que además haya un equilibro entre participantes de ambos sexos, gente de todas las edades y personas con discapacidades que quieran ayudar a otros. Eso es lo que ofrece el Servei Civil Internacional, que lleva más de 30 años dedicándose a este tipo de voluntariado y que ha extendido a varios países del mundo.

Y si quieres ayudar pero el bolsillo no te lo permite, no hay problema pues por desgracia, hoy hay muchas causas en las que colaborar sin moverse del sitio: a veces basta con cambiar de barrio o preguntarle al vecino.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial