Pinceles afilados de Laia Arqueros

martes, 4 diciembre, 2012

Por

 


Conozco a la ilustradora Laia Arqueros (Almería, 1985) casi desde que tengo uso de razón. Siempre he admirado su obra y siempre he agradecido que entre nosotras hayan existido vínculos tanto amistosos como creativos. Este último vínculo -o círculo- termina de cerrarse cuando las dos, después de algunos años de lejanía, volvemos a coincidir en Barcelona, ciudad a la que ella se mudó para continuar con sus estudios artísticos y donde ha podido instalarse para poder llevar a cabo todos estos proyectos que más abajo nos cuenta.

Laia acaba de ganar uno de los premios más importantes para los jóvenes artistas de nuestro país, el Injuve, lo cual es un reconocimiento de todo ese tiempo que lleva dedicándose aquello que tanto le emociona. A aquello con lo que siempre nos sorprende.

Luna Miguel: Has dibujado desde muy pequeña, y aunque tu estilo ha cambiado, parece que en tu obra siempre existe algo reconocible. ¿Tú te reconoces? ¿Cómo definirías esas etapas?
Laia Arqueros: Creo que mi trabajo, no lo llamaría estilo, simplemente ha ido evolucionando al mismo tiempo que yo, si se puede hablar de etapas diría que van ligadas a los diferentes momentos de mi vida y mi formación artística y personal. Con el tiempo vas tomando consciencia de tus constantes, está claro que a nivel formal tengo mis tics pero más profundamente reconozco un imaginario al que vuelvo una y otra vez, que crece y evoluciona, una intención poética a la hora de comunicar y una ardua búsqueda del concepto que casi nunca juega a mi favor. Creo que para una persona cuya implicación en su trabajo es tan personal, tan desde la entrañas lo natural es reconocerse. Al mismo tiempo y paradójicamente lo más enriquecedor es no reconocerse, o lo que es lo mismo, hacerlo de una manera diferente, no necesariamente agradable, cada vez que haces algo nuevo.

LM: En tu obra hay animales, pequeños paisajes, mucha naturaleza. ¿Qué relación tienes con estos espacios, siendo tú una persona que casi siempre ha vivido en grandes ciudades?
LA: Hasta hace poco creí haber sido engendrada en una siesta en Capileira, en nuestra casa en plena sierra granadina. Aunque haya sido desmentido recientemente al menos allí he ido antes, después y desde que nací, he crecido pasando largas temporadas en pleno monte, rodeada de pájaros, ardillas, jabalíes, zorros y una figura tan importante como es la de una madre zoóloga. Ella ha sabido transmitirme su fascinación por observar y disfrutar de la naturaleza. Cuando realmente me dejo llevar y me evado trabajando vuelvo a ese lugar y lo que representa para mí, brotando ese imaginario. Podría decirse que mantengo un poco esa idea romántica de lo salvaje.

LM: ¿Es Barcelona una ciudad buena para un artista plástico? ¿Sientes que hay mucha competencia o es fácil destacar?
LA: En Barcelona, como en casi toda gran ciudad, hay mucha más oferta cultural y artística. Si a eso le sumas que está considerada como el paladín de la modernidad creativa del territorio peninsular da como resultado un lugar proclive a los encuentros artísticos y a más oportunidades que en otras ciudades más pequeñas, y por ende hay más concentración de personas que nos dedicamos a ello. Somos muchas y muy buenas, no puedes esperar sentada trabajando a que lluevan los encargos. Hay que desdoblarse, o bien sabes y/o aprendes a promocionarte, venderte y moverte por los sitios adecuados o bien puedes pedirle a tu compañero de piso que te haga de marchante. El binomio talento/habilidades sociales es, en mi opinión, la clave para hacerte un sitio… y yo tengo que trabajar lo segundo.

LM: ¿Qué más artistas de esta ciudad nos recomendarías?
LA: Barreré para casa, sólo en el edificio dónde tengo mi lugar de trabajo hay más de una veintena de buenos y buenas ilustradoras, diseñadores/as gráficos, fotógrafos/as, editoras/os, artistas audiovisuales. Estudios como Ártico, Domingo, Souvenir y Tropèl, (el mío propio) reúnen a gente que son de lo mejor que hay en Barcelona.

LM: Tienes un blog que actualizas poco a poco, pero desde siempre ha sido activa con las redes sociales y las nuevas plataformas (de hecho casi podría considerarse que fuiste una de las primeras artistas en dar a conocer su obra por Fotolog). ¿Qué te aporta internet? ¿Te ha ayudado a promocionarte?
LA: En relación a la pregunta anterior y a mis habilidades sociales atrofiadas internet es mi herramienta básica de promoción, la más importante. Si bien en su momento fue el fotolog (ahí sigue flotando en el universo internáutico cual Laika) y después el blog, que mantengo e intento actualizar, existen cantidad de plataformas dónde mostrar tu trabajo a modo de portafolio, limpio, ordenado y profesional. En mi opinión el blog empieza a quedarse obsoleto y con una estructura de galería visual poco clara, ahora mismo ando trabajando en lo que será la web y pienso mantener el blog entre otras cosas como un canal de noticias. Un buen o buenos contenedores de tu obra junto con la lanzadera facebook y/ o similares son unas de las mejores armas de la que disponemos en este momento.

LM: Hoy irás a Madrid a recoger tu premio Injuve. Háblanos de qué se siente al recibir un reconocimiento de estas grandes características.
LA: El 1 de agosto mi cuerpo, entre adrenalina e incredulidad, era una fiesta. Tardé unos días en digerir la noticia y pasar del atontamiento a la alegría. A día de hoy aún estoy que no me lo creo del todo, quizás cuando se materialice con la exposición en Madrid llegue otro tipo de sensación aunque no voy a negar que lo repito tres veces delante del espejo cuando me da el bajón. Lo que este premio significa para mi es un reconocimiento al trabajo que he estado realizando estos dos últimos años, ya que lo que mandé fue un portafolio con una muestra de cada uno de los proyectos que he llevado a cabo. Por un lado el reconocimiento del público, que para una persona cuya intención es comunicar a través de la práctica artística es muy importante pero por otro lado también está el mío propio, y no en el sentido de estar maravillada con lo que hago sino más bien porque me ha servido para sentarme y reflexionar sobre el conjunto de los trabajos y encontrar los puntos en común, reconocer unas lineas conceptuales, dar forma a mi discurso, en definitiva, conocerme un poco más a mi misma y saber que caminos me interesa seguir a partir de ahora.

LM: Y antes de irnos, ¿en qué proyectos estás metida ahora?
LA: El más inmediato es la publicación del segundo libro con mi colectivo Tropèl il·lustració, con suerte “Havaneres” estará antes de navidad por las librerías. Por otro lado estoy trabajando en una traducción ilustrada de “Una temporada en el Infierno de Rimbaud” para una editorial sevillana junto con dos poetas y otra ilustradora y trabajando además en un proyecto personal con la intención de presentarlo en dos exposiciones que tendrán lugar en Madrid a principios de 2013. También me gustaría sacarme el carnet de conducir, el c1 de catalán y buscar editorial para uno de los proyectos que ha sido premiado con el Injuve… ahí lo dejo caer por si acaso.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial