Las vacaciones perfectas de…

Miércoles, 30 Julio, 2014

Por

 

Julio y agosto continúan siendo esos meses en los que los amigos van desapareciendo a intervalos, causando envidias e incrementando la lista de viajes por hacer en esta vida. Es cierto es que de cada vez más personas se quedan en la ciudad -y la ciudad acorde con ello plantea planes a la altura-, y escogen otros meses para viajar, pero muchas siguen huyendo de la combinación calor-ciudad-trabajo en busca de una vida mejor, aunque temporal. Hablamos con algunas comunicadoras culturales y de tendencias para conocer sus planes de verano.

Ariana Díaz
Directora de Good2b
Envidiosos aficionados a los viajes lejanos abstenerse de leer.  Ariadna abandona la ciudad y lo hace para hacer la siguiente ruta: “Miami-Panama City-Archipélago de las Perlas-Bocas del Toro-Bogotá-Cartagena de Indias-vuelta a Panama y pillar un coche para perdernos Kuna Yala y por playas poco habitadas y vuelta a Barcelona via Miami”. Por si esto no basta también irá a Formentera unos días. Esta es su explicación: “Formentera es tradición. El modo en el que te hace sentir la isla solo lo tienes cuando pones un pie en ella y una vez al año se tiene que experimentar. Es como un punto y aparte después de meses de trabajo y es un lugar que me ayuda a poner en perspectiva todas esas cosas malas que vas arrastrando todo el año. Y normalmente quedan en la isla. Además, creo que tiene algo lynchiano, todo lo que pasa ahí es bastante surrealista. Sobre Panama y Colombia vía Miami. Hasta el año pasado nunca me había llamado excesivamente la atención Sudamérica, pero unas semanas en Brasil cambiaron mi perspectiva. Me apetecía hacer algo relacionado con playa y naturaleza e irme con sólo una mochila. Pasar tres semanas que sean la antítesis de mi día a día. Hace tiempo que oigo hablar de Costa Rica, pero parece que mucha de la gente que iba ahí hace años ahora viaja a Panamá. La curiosidad también coincidió con un par de conocidos que me hablaron muy bien del país y con una entrevista que le hice a Albert Folch sobre El Dorado Experience #2 y me entraron aún más ganas. Colombia es sólo la extensión natural del viaje, también me han hablado maravillas. He cogido un billete con escala en Miami, donde pasaré un par de noches, porque hace tiempo que le tengo ganas y para tener una pequeña dosis de urbe.”.

Ariadna en modo vacacional el año pasado en Boipeba, una isla en Bahia (Brasil)

Marta Salicrú
Jefa de redacción y coordinadora de música en Time Out
Después de tener que cancelarlo a causa del terremoto, tsunami y catástrofe nuclear de 2011, retomamos el viaje a Japón el primer dia de vacaciones y no volvemos hasta la reentré. Apurando. Una ruta en tren de Tokio a Hiroshima con paradas en Kyoto, el monte Fuji o el museo del Studio Ghibli, y noches en tatamis, un monasterio budista o una tienda mongola. Pienso hartarme de sushi.

Ready for Japan

Francesca Tur
Directora creativa de Tendencias TV
Planificar no es de la que firma. Encajar entre días sueltos, el fluir de lo inesperado y la llegada de aquello que se cerró de forma espontánea son los sumandos de una ecuación que no sigue patrón alguno. El resultado: bajar a Punta con poco más que un pareo, compartir horas y horas y debatiendo sobre el universo con La Skimal mientras flotamos en una cala ibicenca secreta y bailar noches en Pikes, con pelucas y un atrezzo improvisado al son de Ibiza Rock House con 2many djs como banda sonora. Una suma de siestas en la mejor arena del universo justo a tiempo para abrir un ojo al ritmo del cielo anaranjado de Formentera, hacer la costa francesa en coche con 4 locos felices para parar en Cannes y en Montecarlo. Disfrutar de la familia sin reloj, disfrutar de los amigos sin reloj y disfrutar del sol sin reloj. Dejarse llevar al son de las olas a contracorriente de las estrellas. Una ecuación que difícil siga patrón alguno. El objetivo: tratar de no perder ningún avión alguno para llegar a todas las puestas de sol posible. Si quieres seguir estas aventuras, fotos, detalles y sorpresas en nuestro instragram particular.

Lista para lo inesperado

Raül de Tena, director de Fantastic Plastic Magazine
Hablemos de mis vacaciones veraniegas ideales… Las he hecho una y mil veces y las seguiré repitiendo una y mil veces: a Formentera hay que ir a veranear por lo menos una vez en tu vida pero, si lo haces cada año, pues mucho mejor. La idea es sencilla: pasarte una semana retozando en pelota picada en playas paradisíacas semi-vacías de arena blanca y silencio sepulcral, con un agua tan cristalina que te permite ver todos los peces a tu alrededor y alimentar tu paranoia urbanita de perder algún miembro colgante de tu cuerpo por culpa de uno de esos bicharracos. Leer, descansar, pensar, (con un poco de suerte) follar, hacer fotones que te conviertan en el rey de Instagram y rebozarte en una gastronomía para nada sofisticada (¡sobrasada!) pero infinitamente sabrosa. Eso es Formentera. Pero, ojo, que eso es Formentera en junio o en septiembre, fuera de la época en la que los italianos invaden la isla como si no hubiera un mañana. En agosto me quedaré en Barcelona, libre por fin de las cadenas de las relaciones sociales obligadas y dispuesto a churrascarme al sol en mi terraza como una iguana con sobrepeso o a aprovechar todas esas actividades “a la fresca” (cine a la fresca, cenas a la fresca, museos a la fresca, cerveceo a la fresca, cancaneo a la fresca…) que invaden la ciudad intentando dar una salida a ese cliché que nos obliga a repetir aquello de “lo jodido en esta ciudad no es el calor, sino la puñetera humedad”.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial