Fotoperiodismo en colectivo: GroundPress

miércoles, 30 octubre, 2013

Por

 

No es nada nuevo hablar sobre los métodos que usan los medios de comunicación de masas para disfrazar, sobredimensionar y ocultar la relevancia y la realidad de los sucesos que nos envuelven. En un mundo donde el exceso de información es incluso más grave que la censura, es difícil decidir a qué canal de información se debe de atender para obtener las herramientas que nos permitan ejercer como individuos verdaderamente críticos. Ante esta situación no es de extrañar que florezcan plataformas como GroundPress, un colectivo fotográfico centrado en el campo del fotoperiodismo y lo documental que ha decidido dar cobertura a los movimientos y acciones sociales que a menudo se presentan maquillados o incluso ocultos en los medios de comunicación de masas habituales. “La mayoría de nosotros nos conocimos en la calle, trabajando. Fruto de coincidir en diversas ocasiones empezó a surgir una relación personal y con el tiempo nos dimos cuenta de que teníamos una visión del fotoperiodismo parecida y unas necesidades e inquietudes similares. La falta de vías para difundir el material que generábamos más allá de nuestros blogs personales y el sentir que necesitábamos un lugar donde centralizar las imágenes de lo que cubríamos nos pareció un buen principio para crear un archivo desde donde se pudieran descargar las imágenes. La idea de colectivo surgió con el tiempo, más que la voluntad de crear un colectivo lo que sucedió fue que, poco a poco, empezamos a sentirnos como tal. Finalmente adoptamos un nombre y abrimos la web.”

Proyecto ‘CIE, lo nunca visto’

Observando los distintos proyectos del colectivo podemos diferenciar distintas líneas de trabajo. Por un lado una rama más documental que juega con una fotografía más premeditada y con una voluntad de narración más clara. Y, por otro lado, una tendencia donde sucesos más puntuales, movilizaciones y hechos concretos son los que se abordan. El colectivo nos explica cuáles son y han sido sus ámbitos de acción: “Como colectivo empezamos en un momento muy convulso, en pleno estallido del 15M, cuando surgían movilizaciones casi cada semana. En ese momento nuestra actividad se centraba en dar cobertura a dichas concentraciones. Con el tiempo hemos visto que tenemos la necesidad de ir más allá de la mera catalogación de concentraciones y hemos empezado a profundizar en mayor medida en aquello que acontece a nuestro alrededor. Hay una constante en lo que hacemos: los temas que tratamos, ya sean hechos puntuales o reportajes, tienen que ver con la situación social, económica o política de personas y colectivos. Nos interesa retratar aquello que implique un conflicto entre el protagonista de la historia y, normalmente, el poder. Nuestro ámbito de actuación se centra en situaciones que consideramos denunciables e injustas y que merecen ser contadas por la dignidad que, a nuestro parecer, representan. En este sentido hemos visto que un reportaje con profundidad, muchas veces, dice más que la cobertura de un evento, aunque tampoco lo vamos a dejar de lado.”

Proyecto ‘Mineros’

Mobilización ‘25A Asedia al Congreso”

Trabajar de manera independiente puede darte un mayor grado de libertad pero, al mismo tiempo, privarte de importantes canales de difusión que tienen una idea clara del tácito ideológico que debe residir en sus contenidos. GroundPress, como colectivo independiente, nos explica cómo difunde el material más allá de sus propios canales: “Intentamos que nuestro trabajo llegue a cuantos más sitios mejor. Siempre procuramos distribuir nuestros reportajes en medios que respeten el tema y que nos ofrezcan una mayor libertad. Las imágenes de sucesos inmediatos las gestionamos con una agencia de fuera del estado, Invision Images. Nos resulta difícil distribuir estas fotografías porque los medios siempre recurren a grandes agencias, ya que les sale mucho más barato. A nuestras imágenes siempre les adjudicamos la licencia Creative Commons. Nosotros queremos vivir de nuestra profesión pero también creemos que la información debe compartirse, motivo por el cual cedemos nuestro trabajo a quien lo necesite. Aún no tenemos una política estricta sobre dónde y cómo publicar, por el momento analizamos cada medio y, si en alguno se hace un uso comercial, tenemos claro que debemos cobrar por ello.”

Tras poco más de un año en activo, el colectivo valora positivamente su trayectoria pero es consciente de la falta de experiencia en algunos campos. Por el momento han estado presentes en el Circuit, el festival de fotografía documental que tuvo lugar en Barcelona los pasados meses de junio y julio, y en el SCAN, el festival internacional de fotografía que tiene lugar cada año en Tarragona. También han sido invitados a colaborar con proyectos como el número de 0 de RESET y han sido sujetos de diversas entrevistas.

Después de este primer año de recorrido GroundPress considera dos puntos de inflexión que han sido importantes para definir su personalidad: “Estuvimos pensando varias cosas para celebrar el primer año y finalmente decidimos editar un libro. Durante el proceso de edición aprendimos cosas interesantes, nos ayudó a entender más la manera como habíamos estado trabajando hasta el momento y nos ayudó a reflexionar sobre cómo habíamos evolucionado. Por otro lado, queremos destacar el proyecto que nos permitió seguir el proceso de desalojo de La Nave, en la calle Puigcerdà. Nuestra implicación en ello ha hecho que nos reafirmemos en nuestra idea de dar voz a los que les es negada, de contar historias que otros medios no abordan.”

Proyecto ‘La Nave’

Actualmente su tarea se centra en conseguir la financiación que les permita dedicar un mayor tiempo al colectivo a la vez que solidificar las bases del proyecto, introducir el uso de nuevas herramientas como el vídeo y potenciar el uso de las redes sociales como vía clave para la difusión de contenido. Según los miembros del colectivo: “GroundPress sigue siendo un reto y nos encanta.”

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial